sábado, 31 de agosto de 2013

CLASE DE LACTANCIA MATERNA 2- La "tetada" (toma)

Una vez que has colocado a tu bebé al pecho correctamente y empieza a mamar, viene la pregunta ¿cuánto tiempo?. (piénsalo y cuando hayas decidido la respuesta sigue leyendo a ver si coincides).

Bien, antiguamente decían "10 minutos un pecho y otros 10 minutos el otro pecho", más tarde decían: "20 minutos un pecho y 20 minutos el otro pecho" y yo digo: olvídate de medir el tiempo y dale Un sólo pecho en cada tetada (cada toma) hasta que tu bebé suelte el pecho de forma voluntaria.

¿Por qué digo ésto?, porque la composición de la leche de cada pecho va cambiando a lo largo de la toma, conforme el niño va mamando y vaciando.

La naturaleza, sabe que nos morimos antes de sed que de hambre, por lo tanto, en cada toma, la primera leche que sale del pecho tiene más cantidad de agua. Además de agua, esa primera leche que toma el bebé tiene más cantidad de azúcares (lactosa), esto es  importante para prevenir hipoglucemias y proteger el cerebro de tu bebé (su cerebro necesita un gran suministro energético debido a la intensa actividad y maduración neuronal que tiene) . Esta primera leche es baja en grasas, más ligera y dulce.

Imagina que tu bebé se encuentra mal o está enfermo, puede que coma menos cantidad en cada toma porque se encuentra mal, lo que más necesita entonces es agua para no deshidratarse (la deshidratación es peligrosa, perder peso no) y azúcar para que no tenga hipoglucemia (que también es peligrosa).

He escuchado a muchas mujeres decir "es que mi leche es aguada" (y seguro que vosotras también) y yo sonrío, porque "aguada" está la leche de TODAS las mujeres al principio de la toma, y así es como debe ser, el problema es que estas mujeres se cambian al bebé de pecho y no llegan a ver esa leche más cremosa que aparece al final de la tetada.

La leche que sale al final de la tetada (cuando ya te notas el pecho blando) es la que tiene más cantidad de grasa y es la que hace que el niño gane peso y se sacie.  Y es por ésta razón por la que no debes cambiar de pecho en cada tetada, para asegurarte que tu bebé tome la grasa que sale al final de la tetada. 

En la foto siguiente puedes ver cómo se aprecia esta diferencia, el primer vaso es la primera leche que sale del pecho; más aguada,  y el segundo vaso el la última leche que sale ; más densa y cremosa.


OJO: Cuando notes el pecho blando no significa que el pecho "se ha vaciado" aunque comúnmente se diga "vaciar el pecho", ya que el pecho no es un vaso de leche que  lo bebes y luego no queda nada, tu producción es automática y continua, conforme tu bebé mama tu cerebro va mandando la orden a tu cuerpo de producir leche. En la siguiente imagen puedes hacerte una idea:

Como puedes ver tu cerebro es el responsable de la producción automática e instantánea de leche y por tanto NUNCA se gasta la leche de tu pecho.

Muchas veces he visto mujeres que le dan un biberón tras dar el pecho porque el niño "se queda con hambre", ya habéis visto que si la leche se produce de forma automática y que es imposible que se gaste la leche del pecho,  lo que ha ocurrido en ese caso es que no se ha esperado a que el bebé se sacie con la leche materna (¡CUIDADO CON EL RELOJ! siempre hay que esperar a que el bebé suelte de forma voluntaria la teta).

SI TIENES UN BEBÉ DORMILÓN y se va quedando dormido al mamar y te desesperas porque tarda mucho en mamar, el truco está en estar atento al bebé mientras mama, (no a otras cosas mientras tanto) sobre todo las primeras semanas, y cuando veas que el niño para de mamar cuenta hasta cinco (el niño para un poco a veces para descansar), si a la de cinco ves que no continua mamando, hazle cosquillas en las plantas de los pies, tócale los dedos de los pies etc. hasta que reaccione y continúe mamando. (Esa es la mano que tienes libre,  la que NO quiero que uses para coger el pecho con "la pinza" ni con la "C" ni con el dedo en la nariz del bebé).

CUANDO EL NIÑO SUELTA EL PECHO, O DEJA DE MAMAR, no siempre significa que ha terminado, puede ser que tenga gases y si es así no puede continuar tragando, entonces debes ayudarle a eructar (esto debes hacerlo siempre que termine de mamar) y luego lo vuelves a colocar en el mismo pecho, si sigue comiendo es que los gases no le permitían continuar, si no quiere el pecho es que ya está saciado.

CÓMO AYUDARLO A ERUCTAR:

Ponlo en estas posiciones y le das suaves golpecitos en la espalda o masajéale la espalda, (muchas veces no eructan porque no tienen gases, así que si no eructa no te preocupes).



La posición nº3 es la que más dudas produce, aquí pongo otras dos imágenes sobre la postura 3,  la primera foto es cómo tienes que colocar al bebé, y luego con la mano que sostienes su pecho debes cogerle a la vez la carita (como viene en la segunda foto) y levántale un poco la barbilla, de esa forma la garganta quedaría más recta y favorecería la expulsión de los gases (como el tiro de una chimenea).


 


UNA VEZ QUE HA TERMINADO DE MAMAR:

Como comprobarás, el niño ha vaciado un pecho y el otro se ha quedado lleno, aquí sí podríamos hablar de vaciado, aunque no sea del todo cierto, y te lo voy a explicar:

 Como has visto en la imagen sobre la producción de leche, el cerebro envía la orden de producir leche de forma automática y constante mientras el bebé mama, el pecho donde tu bebé mama está siendo vaciado por tu bebé, pero el otro pecho no se está vaciando y la leche en este caso se está acumulando en el pecho. 

Esta leche acumulada puede darte problemas,  porque el pecho lo vas a notar muy duro (a esto se le llama "ingurgitación mamaria") entonces vas a notar dolor, a veces hasta el punto que el roce con la ropa te va a doler y tocarte el pecho será como una pesadilla, si esto pasa, van a ocurrir varias cosas:
Por un lado cuando vayas a dar de mamar  te dolerá mucho (para algunas personas es insoportable y dejan de dar el pecho si no saben cómo se soluciona), y como dije en el anterior post: "dar el pecho no debe doler, si duele es que algo no se está haciendo bien". 
Por otro lado a tu bebé le va a costar agarrarse y mamar porque está muy duro y llorará porque no puede mamar de ese pecho (algunas personas confunden ésto con que el niño "rechace el pecho").
Y por otro lado, puedes ver en tu pecho zonas endurecidas, de color rojizo y calientes que duelen  y al final tener una "mastitis" (infección).

OJO: Si da mastitis ¡NO hay que dejar la lactancia! se pueden tomar antibióticos dando el pecho y la leche no le hará daño al bebé, y él te va a ayudar a curarte sacando la leche. En ésta página puedes ver la compatibilidad de medicamentos y lactancia: e-lactancia

¿QUÉ HAY QUE HACER PARA EVITAR LA INGURGITACIÓN MAMARIA?

Ante todo, mantener los pechos blandos.  Mucha gente piensa que si no tienen el pecho duro es que no tienen leche, y yo les insisto en que es un error muy común pensar eso y que deben tener el pecho blando. El pecho duro sólo es leche acumulada que no ha salido, y esto, como he dicho antes, puede dar problemas.

¿Cómo se mantiene el pecho blando?, los días más críticos son los días en que la leche cambia del calostro a la leche madura; "la subida", hay que estar preparados para ese momento y tener comprados desde que nace el bebé un buen sacaleches. A mí personalmente me gustan los de la marca medela o avent philips, aunque sean más caros, son una buena inversión. Abajo os pongo ejemplos de los sacaleches manuales:

http://www.medela.com/ES/es/breastfeeding.html
  



El sacaleches que NO RECOMIENDO es el de perilla (el que es como una bocina), ése duele y no saca bien la leche, aunque sea muy barato es tirar el dinero.



Los eléctricos no son necesarios, salvo si tu bebé está ingresado, para ahorrar tiempo, pero insisto, con el manual es suficiente.

Usa el sacaleches sólo para descargar el pecho, porque insisto: TETA TETA Y TETA, la leche si no la quieres tirar, congélala por si algún día te hace falta porque tengas que salir y alguien cuide de tu bebé o cuando te incorpores al trabajo. Pero no la guardes para que se lo tome mas tarde o por la noche, porque si haces eso, estás haciendo  por un lado que tu bebé no mame de tu pecho y ésto hará que tu producción de leche disminuya y por otro lado que tu bebé confunda la succión al usar tetina de biberón y luego rechace tu pecho.

 Entonces, una vez tu bebé ha terminado de mamar, el otro pecho lo descargas un poco con el sacaleches, lo suficiente como para que se mantenga blando. Sacas unas gotas de tu leche, la extiendes por el pezón y lo abanicas para que seque (tu leche es hidratante, está estéril y no tienes que lavarla antes de la tetada, por lo tanto, protege de las grietas).

Intenta mantener el pecho descubierto el mayor tiempo posible, el pecho "al aire" protege de las grietas, el pecho tapado o los discos absorbentes favorecen la humedad y por tanto favorecen la aparición de las grietas. Así, en casa, mantén el sujetador de lactancia abierto, sólo para sostener el pecho, pero el pezón al aire, y con tu ropa encima (lo malo es que mancharás la ropa, la solución está en evitar las visitas ;). Si vas a salir a la calle, usa un disco absorbente que no tenga plástico y cámbialo a menudo, no los dejes húmedos en contacto con el pezón.

LA SIGUIENTE TOMA:

La siguiente toma empiezas por el pecho que el niño no ha mamado, aunque hayas sacado leche con el sacaleches, ya que el sacaleches no vacía el pecho tan bien como tu bebé.

La razón por la que hay que cambiar de pecho en la siguiente toma NO ES PORQUE LA LECHE SEA MEJOR, ES PORQUE EL NIÑO  VACÍA MEJOR EL PECHO.  El beneficio de ir cambiando de pecho en cada tetada es para vosotras, no para el bebé, es para prevenir la mastitis. Hay mujeres que no se acuerda de qué pecho le dio en la anterior tetada y se ponen un lazo en el sostén o una cinta en la mano, no hace falta ser tan estricto; si no te acuerdas no pasa nada, tócate el pecho, el que notes más duro es el que debes dar a tu bebé.



continúa......














lunes, 15 de julio de 2013

CLASE DE LACTANCIA MATERNA 1- Cómo colocar al bebé

A las que no podáis asistir a clases, aquí os explico paso a paso lo que doy en  la clase. (aunque parezca largo es bastante entretenido)

La lactancia materna no es un camino de rosas, podéis tener problemas y para que eso no ocurra necesitas saber qué hacer para evitar complicaciones o corregirlas si han aparecido, además de paciencia, eso es lo más importante, con paciencia se consigue todo.

Además TODO el mundo va a opinar sobre cómo dar el pecho y te van hacer creer que no sabes hacer las cosas...entonces pregunta: ¿tú que diste, teta o biberón? si te dice; "biberón", ya sabéis que NO debes hacerle caso, porque vas a repetir sus errores y terminar dando biberón, si te dice: "teta y biberón", TAMPOCO le hagas caso porque al final eso es por poco tiempo y terminan dando biberón, si te dicen "teta 1 año" ¡GENIAL!, todos los consejos que te de esa persona son bienvenidos.

Vamos a empezar por lo primero, la POSTURA:

1) Debes estar cómoda, evita cargar los hombros o la espalda (los cojines de lactancia te pueden ayudar, esos en forma de "C").



2) Coloca a tu bebé con su vientre siempre hacia tu cuerpo, observa la imagen de abajo, la postura de la derecha es incorrecta, a tu bebé le cuesta tragar si no lo colocas con su vientre hacia tu cuerpo de forma alineada:

3) Una vez que has colocado a tu bebé hacia tu cuerpo, coloca tu pezón entre su nariz y su boca. (no lo coloques directamente en la boca porque el bebé tiende a mirar hacia arriba y le dificulta el agarre) mira las siguientes fotos:


Una vez que pongas el pezón en esa zona, el niño comenzará a abrir la boca y mover la cabeza de un lado al otro (lo que se le llama cabeceo), eso lo hace para buscar y orientarse hacia el pezón y es un "reflejo", los reflejos son movimientos que nuestro cuerpo hacen por su cuenta aunque no queramos hacerlo (por ejemplo los ojos se cierran cuando estornudamos), por eso  muchas veces el niño cuando nota la manta o su ropa en la mejilla se gira e intenta "comersela", eso lo hacen siempre y no debes confundirlo con hambre, también lo hacen si le tocas la mejilla con el dedo.

A mucha mujeres le dicen que se cojan el pecho en forma de "C" entre los dedos haciendo una "pinza", es una costumbre que NO ME GUSTA para nada, y que estoy segura que os dirán que lo hagáis. Abajo pongo la imagen:

NO HAGAIS LA "C" (la pinza), y os doy la explicación, porque si te coges el pecho no puedes usar esa mano para ayudar a tu bebé a que abra bien la boca y se agarre correctamente al pecho y, porque cuando ya se ha agarrado, quiero esa mano libre para que le toquéis los pies cada vez que el niño se quede adormilado y despertarlo para que continúe mamando.

Entonces, como NO vais a hacer la "C", con la mano que está libre, cuando el bebé esté moviendo la cabeza orientándose para coger el pecho, con el dedo le bajáis suavemente su barbilla para obligarle a poner la boca bien grande y rápidamente lo pegáis al pecho. (cuando los bebés son mas grandes ya no hace falta, ellos abren bien grande la boca). A muchos niños les cuesta al principio el agarre y muchas mujeres por no soportar escuchar al bebé llorar le dan un biberón, tranquila, espera, que más de media hora no va a estar llorando si le insistes. (tu hijo puede llorar por querer una chuchería, pero ¿a que no se lo darías aunque llorase porque sabes que no es sano?, ¿o se la darías para que se callase?.

Cuando el bebé agarra el pecho, asegúrate que tiene la boca grande y está cogiendo la mayor parte posible de la areola y no esté cogiendo el pezón. Si está cogiendo el pezón, no le dejes seguir mamando (porque si mama del pezón te lo masticará, te dolerá y te producirá grietas, las grietas aparecen porque el bebé está mamando del pezón y no de la areola) así que con las manos limpias y las uñas cortadas, introduce  tu dedo pequeño primero en su boca para que suelte el vacío antes de separarlo. (si lo separas sin soltar antes el vacío, te estirará mucho la piel te puede dañar el pezón) mira la imagen de abajo (aunque usa el dedo índice).


Además de boca grande y que abarque la mayor parte de areola, su nariz debe quedar pegada a tu pecho, (mira la imagen de abajo) tranquila que el niño respira perfectamente, y si no, prueba a poner tu mano en tu cara tapándote nariz y boca y verás que no te asfixias, ellos además tienen las aletillas de la nariz más abiertas hacia los lados que nosotros. (ojo, una cosa es la nariz pegada al pecho y otra es la cara "enterrada" en el pecho).




Hay otra costumbre muy dañina que se sigue transmitiendo de generación en generación, que es poner el dedo presionando la parte delantera del pecho con un dedo para que "repire" el niño. Este gesto "tan inofensivo" hace que separes la nariz del pecho y el niño mame del pezón en vez de la areola, si esto ocurre, por un lado, el bebé saca menos leche porque la salida no es tan buena y te van a salir grietas y te dolerá, esto debe quedarte claro. (mira la FOTO DE ABAJO sobre cómo NO hacer, auque tooodo el mundo te dirá que lo hagas)


El niño comenzará a mamar de forma espontánea, por otro reflejo, el niño aunque no quiera, succionará, por eso muchas veces se chupa el puño de su mano, pero eso no significa que tenga hambre. (seguramente alguien te dirá que el niño tiene hambre porque se chupa el puño, ya sabes, haz el caso justo). Los bebés prematuros pueden tener poca fuerza para la succión.


SIGNOS DE UNA POSICIÓN CORRECTA

• Boca bien abierta y los labios doblados hacia fuera. El labio inferior queda doblado hacia fuera, la barbilla contra el pecho materno.
• Se ve más areola por encima de la boca que por debajo.
• La nariz se apoya ligeramente sobre el pecho. La barbilla presiona el pecho todo el tiempo.
• Las mejillas del bebé están redondeadas y se mueven su mandíbula, sien y oreja.
• La lengua del bebé está debajo del pecho
• El bebé succiona y traga con pausas ocasionales y se oye cuando traga.
• El pecho se ve redondeado mientras mama el bebé.
• La madre no tiene sensación dolorosa.
• El bebé suelta el pecho espontáneamente.
• La cabeza del bebé está más o menos inclinada según sea la dirección del eje del pecho.



4) Hay diferentes posturas que puedes tener, aquí te pongo algunos ejemplos:


 1. En regazo; sentada, con tu bebé en el regazo.


2. En "balón de rugby"; sentada con un cojín en el reposabrazos y el cuerpo de tu bebé sobre el cojín
3. Tumbada de lado y tu bebé en la mima dirección (observa que tu brazo no esta debajo de su cabeza)

4. Igual que antes pero tu bebé al revés.

5. Cuando es más grande, sentado "a caballo" (cuidado con los genitales)


6. Mira la foto, no te extrañe que cuando lo estés cambiando de ropa te coja el pecho por su cuenta porque esté impaciente.




Y si quieres reir un poco mira cuántas más posturas pueden haber:


Si son gemelos ¡¡TAMBIÉN SE DA EL PECHO!!, No hay nada que lo impida. Aquí te pongo posturas que puedes tener:







NOTA: En cuanto nazca el bebé, ofrécele el pecho, porque es el momento en que está más despierto y alerta para coger el pecho, esas dos primeras horas son muy importantes, si se pasan esas dos horas el bebé se queda profundamente dormido y es más difícil hacerle coger el pecho por primera vez, así que si tienes la mala suerte de tener una cesárea y durante esas dos horas no estás con tu bebé, en cuanto llegues a la planta pide a tu bebé y lo colocas junto a tí, y lo dejas tooodo el tiempo contigo, intentando que coja el pecho, no te desesperes.

Si ha sido una cesárea, fíjate en la postura del bebé abajo, con esa postura evitarás que con los pies te de patadas en la zona de cicatriz los primeros días si no puedes incorporarte o ponerte de lado.


Y éstas si son dos:






CONTINUA....

lunes, 1 de julio de 2013

vacaciones y sustitución

Del 15 al 31 de Julio van a sustituir mis vacaciones, todas las que tengáis cita la primera semana de Agosto intentad que os la cambien al mes de julio

miércoles, 22 de mayo de 2013

Extracción manual de leche

Éste método sirve para extraer leche y almacenarla para alguna ocasión y para prevenir la congestión (pecho duro, lleno y doloroso) y una posible mastitis (infección de la mama), al mismo tiempo que estimula el flujo de leche.

Técnica:
1. Usando 2 o 3 dedos, dale masajes circulares a tu pecho, del exterior hacia el pezón. 
2. Con toda la palma de la mano, frota suavemente al pecho desde la base hacia la punta del pezón. 
3. Coloca los dedos pulgar e índice al borde de la areola, presiona hacia dentro del pecho y luego mueve los dedos hacia el pezón y extrae suavemente la leche. 
4. Cambia la posición de los dedos pulgar e índice alrededor de la areola de modo que el pecho se vacíe completamente.





Aquí tenéis un vídeo, aunque está en inglés se entiende muy bien:




Recomendaciones para un parto normal


domingo, 17 de febrero de 2013

Los 25 consejos sobre alimentación por el Pediatra Carlos González


  1. No obligar nunca a comer a un niño. Un adulto puede que se niegue a probar bocado por los dictados de la moda pero a un crío aún no le pesan las normas sociales. Por tanto no se debe insistir en que el niño trague a toda costa.
  2. Cuánta cantidad de comida es necesaria. Cada uno de nosotros necesita un aporte calórico distinto,razón por la que la alimentación no puede tomarse como una ciencia exacta. Unos zampan como elefantes mientras otros comen como pajaritos. ¿Por qué entonces se intenta medir a los niños por el mismo rasero? Un niño de año y medio puede que necesite comer la misma cantidad que un bebé de nueve meses.
  3. ¿Seguro que no come nada? Para la mayoría de los padres no comer nada significa que su hijo no engulle lo que ellos creen que necesita. Quizá si su medida fuera medio plato en vez de uno repleto hasta el borde cambiaría su percepción.
  4. Los que de verdad no comen. Las enfermedades y los celos provocan un rechazo a la comida que suele ser transitorio y una vez solucionado el problema regresa el apetito.
  5. El trabajo de mamá. El regreso laboral de mamá origina en ciertos bebés una negativa a alimentarse si no lo hace su madre. Pueden no consumir nada en ocho horas y luego ponerse las botas cuando ella regresa.
  6. Un asunto de honor. Los padres, sobre todo las madres, suelen vivir la inapetencia como un agravio personal. Otras consideran un deber atiborrar a su hijo.
  7. Culpabilidad. Frustración y un terrible sentimiento de no saber cumplir como lo hicieron con ella, fustigan a muchas madres para quienes la hora de la comida es un calvario.
  8. Niños incomprendidos. Imagínese qué pensará su hijo. Él, que sólo cuenta con el cariño de sus padres, de repente se ve atacado por aquellos en quienes confía, que insisten en cebarle cuando ya no le entra más y encima se enfadan y le gritan.
  9. La prueba definitiva. Coma en proporción a lo que da a su hijo. Si el niño pesa 10 kilos y engulle un plato, tráguese usted cinco o seis raciones. Seguro que revienta.
  10. Pecho “for ever” y a libre demanda. La leche materna es el alimento más completo y nutritivo. Si el niño no pierde peso es conveniente alargar la lactancia hasta el año o los dos años. Siempre sin imposición de horarios, porque él ya lo pedirá cuando lo necesite.
  11. Las papillas. Nunca se debe sustituir el pecho por la infundada creencia de que los cereales alimentan más. Cuando los niños ya degustan papillas hay que saber que casi ninguno logra terminarse la medida recomendada porque es simplemente una orientación, no un dictado.
  12. Horror a las verduras. El pequeño estómago de los niños admite pequeñas cantidades, o sea, muchas calorías en poco volumen. Las verduras contienen mucha fibra y escasas calorías, por lo que les enguachina pero no les sacia. Apenas unas cucharadas serán suficientes para que le saquen el gusto.
  13. La papilla de frutas. Con las frutas viene a suceder lo mismo que con las verduras. Si el crío las rechaza pruebe a darle una manzana a mordiscos o una pera en trocitos, por ejemplo. Las recomendaciones y mezclas frutales del pediatra no tienen por qué ir a misa.
  14. Respetar el sueño. Algunos padres enchufan a sus hijos el biberón mientras éstos duermen y después se quejan de que no comen cuando están despiertos. ¡Pero si ya se han alimentado!
  15. Chucherías prohibidas. Al margen de que el niño coma o no coma, los dulces y las famosas chucherías sólo una vez al año para que no hagan daño. 
  16. La crisis del año. Justo a los 12 meses se frena la velocidad de crecimiento y por tanto no precisan la misma cantidad de alimento. A partir de los cinco años aumentarán el gasto energético y las necesidades.
  17. El percentil. Las gráficas de peso traen fritos a los padres. En cada país se elabora una distinta y nunca coinciden entre ellas. ¿Quiere eso decir que según el lugar del mundo en que pesen a su hijo estará por encima o debajo de la media?
  18. Defensas infantiles. Los más pequeños se defienden ante la indigesta ofensiva paterna a base de hacer bola, escupir e incluso vomitar. Nunca se niegan por capricho. Evolutivamente los críos tienden a rechazar los sabores desconocidos por simple supervivencia.
  19. Un dragón llamado alergia. La alergia puede provocar la negativa del niño a ingerir ciertos alimentos como la leche, el gluten, el huevo o cualquier otro incompatible con su inmaduro organismo. Por eso es conveniente no obligar a comer.
  20. Estimulantes del apetito. Los tónicos estimulantes contienen psicofármacos que actúan sobre el centro cerebral del apetito y su efecto desaparece en cuanto se deja el medicamento. Poco aconsejables salvo excepciones.
  21. Cómo introducir los alimentos. A partir de los seis meses se pueden ir probando nuevos sabores con gran precaución y muy lentamente.
  22. Estrategias. No guardar la comida para la cena. Ponerle en el plato sólo lo que suela tomar aunque sean tres cucharadas, si tiene hambre pedirá más. Evitar las broncas y los sobornos.
  23. Vegetarianos. Cuando los padres son vegetarianos los niños pueden vivir perfectamente con una dieta ovo-lacto-vegetariana.
  24. Acostumbrarse a comer de todo. Obligarle a comer un determinado alimento es la mejor forma de lograr que lo odie para el resto de su vida. Si no se le fuerza acabará probándolo.
  25. Comer solo. Un niño se puede negar a comer porque quiere meterse él mismo el alimento en la boca y no se lo permiten. Aunque se estire la hora del almuerzo, es preferible concederles cierta independencia.

sábado, 6 de octubre de 2012

natación para embarazadas

 La piscina cubierta de Medina va a ofrecer clases especificas para las embarazadas y las va a impartir una fisioterapeuta.


 Los ejercicios en agua y la natación es el mejor deporte que podéis realizar durante el embarazo, y ahora tenéis la oportunidad de tener un espacio en la piscina orientado a vosotras de forma específica.

Las clases serán los Lunes y los Miércoles a las 9:30h, y el precio aproximado son 32 euros.

Aún están formando los grupos así que si estáis interesadas llamad a éste teléfono en las siguientes horas, y tenésis que preguntar por Chari:

956411744

10:00-12:30 Lunes, Miércoles y Viernes
16:00-22:00 de Lunes a Viernes


sábado, 8 de septiembre de 2012

El masaje perineal


  El masaje perineal es usado para estirar y ablandar los tejidos alrededor de la vagina y aumentar la elasticidad del periné (zona  entre tu vagina y tu ano) de cara al parto. 

  Debes realizarlo desde 6  semanas antes de la fecha prevista de parto (semana 34 de embarazo).

  Tienes que ser regular y hacerlo todos los días  entre 5 y 10 minutos. No es fácil por el tamaño de la barriga porque no te permite ver nada bajo tu vientre.

  Una opción es usar un espejo para ayudarte o un ayudante ( tu pareja puede hacerlo por ti).

  Evita siempre la uretra (el orificio por donde orinas) al masajear ( para no producir posible infecciones urinarias). Vacía la vejiga antes de empezar el masaje para estar más cómoda y tener los músculos pélvicos más relajados.



¿CÓMO SE REALIZA?

  1. Si vas a masajearte tú sola busca una postura que te resulte cómoda antes de empezar. De pie levanta una de las piernas y apóyala en el retrete, por ejemplo. O sentada de espaldas apoyada en cojines, siempre con ayuda de un espejo, puedes hacerlo. Lo importante es que estés relajada y cómoda.
  2. Usa aceite de ROSA MOSQUETA, de oliva virgen o algún otro aceite vegetal puro no contraindicado en embarazos (venden preparados, marca weleda, suavinex etc.). Nunca uses aceites perfumados. Cuida que las manos estén bien limpias y las uñas bien cortadas, sin ninguna aspereza que pueda dañarte. Si lo haces tú sola moja tu dedo pulgar e índice hasta que estén bien lubricados. No introduzcas tus dedos en el aceite para evitar infecciones. Mójalos bien poniéndolos debajo del chorro de aceite. Si lo hace tu ayudante debe mojar el dedo índice y corazón (si tiene alguna herida, roce, uña mal cortada, aspereza…que use guantes de goma/látex nuevos y limpios).
  3. Introduce tus dedos lubricados de 2cm a 4cm aproximadamente en tu vagina. Presiona suavemente pero con firmeza hacia afuera, como estirando y desliza el masaje hacia el perineo (zona comprendida entre tu vagina y tu ano). Al llegar al punto más bajo de tu vagina presiona hacia bajo suavemente hasta que notes una ligera sensación de quemazón (esa sensación más intensa es la que sentirás cuando la cabeza de tu bebé esté a punto de nacer). Mientras sientes esa quemazón aprende a relajarte aún más y a concentrarte en la respiración. Este aprendizaje tiene incalculable valor para el parto. Luego sigue la “U” en dirección hacia arriba. 
  4. Cambia las direcciones siempre que quieras, de forma regular, hasta que completes los 10 minutos. Hidrata tus dedos todo lo que necesites pero ten mucho cuidado con la higiene para evitar infecciones.

  Lo importante de este ejercicio es la regularidad. Al principio notarás que los tejidos están muy tensos pero poco a poco, con la práctica, notarás la diferencia y verás que son flexibles y elásticos. Si tienes cicatrices anteriores masajéalas para que estén bien hidratadas. 

  Es importante que te relajes y que visualices la apertura, que imagines como será el parto, que imagines a tu bebé naciendo felizmente por tu vagina, elástica, suave, relajada. Si realizas el masaje tras el baño o la ducha también notarás que es más fácil el estiramiento.



Aquí os añado un vídeo muy ilustrativo:



jueves, 14 de junio de 2012

Cómo parir sin desgarrarse (consejos de una matrona para conservar el periné íntegro)

Muy interesante.....

De Gloria Lemay.
 

http://www.birthlove.com/


  El trabajo para conseguir un periné intacto hay que iniciarlo mucho antes del parto. Se trata de explicar la sensaciones que se notan conforme la cabeza del bebé estira los tejidos, y alertar a la madre de los riesgos que tiene empujar, con el fin de ayudar a la mujer a tener un expulsivo suave para el bebé y para ella. Las mujeres tienen muchas ganas de escuchar durante las charlas prenatales la realidad del parto.

  En los siguientes puntos resumo la información que yo les doy sobre la segunda fase del parto, lo que se conoce como "expulsivo". Empezarás a tener ganas de empujar cuando sientas una sensación como de tener que defecar, una presión en el culo. En esta parte no tendremos ninguna prisa. Te conectarás con tu cuerpo y procurarás no impacientarte. Esto permitirá que tu cuerpo libere hormonas para tu periné que lo reblandecerán al máximo para el momento en que la cabeza del bebé lo estire. La presión en tu culo se hará más fuerte, hasta que tengas la sensación de que te estás partiendo en dos y de que no lo puedes soportar. Esto es normal y ninguna mujer se ha roto en dos, así que tú no vas a ser la primera que lo haga. Como ya habrás aprendido que esto es lo normal te relajarás y verás que ésta es una sensación interesante y extraña. Tal vez incluso pienses "Vaya, Gloria me dijo que sentiría esto y tenía razón. Supongo que esto ocurre desde los principios de la humanidad..." . Lo siguiente que sentirás será como una quemazón intensa y pinchazos justo alrededor de la entrada a la vagina. Esto es lo que muchas mujeres describen como el "círculo de fuego" porque rodea toda la abertura de la vagina. En este momento te saldrá de manera instintiva el llevarte la mano a la vulva que está prominente e intentar sujetar por donde sale la cabeza del bebé. Este instinto lo debes seguir. Parece ser que realmente es útil poner ahí tus propias manos. A veces a las mujeres les gusta tener paños calientes en el periné en este momento, así que si los quieres hazmelo saber. Si te gusta el calor lo dices, y si no te gusta pues dilo también. Haremos lo que a ti te apetezca.

  La mayoría de las mujeres prefieren el expulsivo a la dilatación. Cuando estás empujando sientes que por fin avanzas y que realmente hay una meta al final de todo tu esfuerzo. Es un momento en el que tienes concentrarte al máximo y centrarte en ti misma. No permiteremos que nadie hable en la habitación. Todos permaneceremos en silencio entre las contracciones y respetándote mientras tu aprovechas para volver a concentrarte en ti misma. Cuando empiezas a sentir el círculo de fuego, no hay ninguna prisa. Te animaré a que empujes como te apetezca hasta que la cabeza esté coronando (cuando la mayor parte de la cabeza ya es visible) .

  Lo único que tocará tus partes será el paño caliente y tus manos. Es muy importante que la matrona mantenga las manos alejadas porque en ese momento tus tejidos están hinchados y llenos de sangre, y sólo con apretarte con los dedos te puede hacer un moratón o raspazo. Esto puede producirte un desgarro. Utilizaremos un espejo de plástico y una linterna para ver como vas y así poder orientarte. No os tocaremos ni a ti ni al bebé.

  El momento de la coronación (cuando sale la cabeza) es muy intenso y requiere que te concentres exclusivamente en notar la sensación de quemazón como una sensación segura y sana que no se parece a nada que hayas sentido antes. Tal vez oigas una voz malvada dentro de ti que te dice: "venga, empuja fuerte de una vez y así acabarás ya, que más da si te desgarras, lo que quieres es acabar de una vez por todas y que esa cabeza salga ya de tu culo!". Esta voz malvada no te va a ayudar, así que le das gracias y luego te dices a ti misma: "venga, aguanta así. Vas muy bien. Si paso el tirón jadeando y me aguanto las ganas de empujar seguiré fiel a mis propósitos, no me desgarraré y a la larga estaré mucho mejor". Tu matrona sólo te dará consejos positivos de la forma más sencilla posible para que no te desconcentres. Típicamente te dirá cosas como: " Muy bien, Linda, suave....suave...suave....aguanta aguanta conmigo....has....hah....ha.......Muy bien, ya hemos acabado con esta. Te estás abriendo divinamente, hay muchísimo sitio para tu bebé, tu hija tiene el tamaño ideal para pasar..."

  Cuando la cabeza haya terminado de salir notarás un inmenso alivio. Entonces tienes que seguir centrándote en la siguiente contracción, que hará que salgan los hombros del bebe. Luego todo el cuerpo del bebé saldrá rápidamente con muy poco esfuerzo por tu parte. Te subiremos al bebé sobre tu piel desnuda en ese momento y verás como es lo más alucinante del mundo tener a ese pegajoso, resbaladizo, y maravilloso bebé contigo fuera de tu cuerpo.

  Tal vez notes tu periné muy reblandecido, y aunque te extrañe lo que mejor va en ese momento es ponerte unos paños o compresas húmedos con agua muy caliente. Esto coincide con una teoría de la medicina china de que nunca hay que poner nada frío sobre la madre o el bebé. Las mujeres dicen que se sienten mucho mejor en cuando se les aplica el calor y la hinchazon disminuye en seguida. Cuando salga la placenta notaras como si un tampón muy grande y suave se escurriera. Es un sentimiento hermoso completar todo el proceso del parto con la salida de la placenta.

  Cuando una madre recién parida conserva el periné intacto se recupera antes y mejor del parto.  Las relaciones sexuales se pueden reanudar cuando la pareja se siente preparada, y a veces un poquito de aceite de oliva o de almendras viene bien como lubricante al principio.

lunes, 20 de febrero de 2012

VIAJAR DURANTE EL EMBARAZO

En general, los viajes no están contraindicados durante el embarazo, siempre que se tomen ciertas precauciones.  Sin embargo, no es recomendable realizar viajes a lugares con escasos servicios sanitarios.  Al final de la gestación se deben evitar los viajes largos.  No están contraindicados los viajes en avión.
Los viajes no se recomiendan si tienes un problema de salud que necesite una atención especial. 


Los siguientes consejos  pueden ser útiles para que los viajes  resulten más cómodos:
  • El segundo trimestre del embarazo (14-28 semana) es el mejor momento para viajar ya que ha desaparecido el riesgo de aborto y el parto prematuro es muy raro en este período.
  • Estar bien hidratada, principalmente si se viaja a zona de playa.
  • Lleva siempre agua en tus viajes para hidratarte, y galletas/zumos para evitar náuseas.
  • Evita las horas de máximo calor, sobre todo durante el verano, viajando al atardecer o a primera hora de la mañana.
  • Protege la piel del sol y usa protectores solares.
  • Bebe sólo agua embotellada o previamente tratada.  En países tropicales no te laves los dientes con agua local y no consumas cubitos de hielo.
  • Adapta el vestuario al destino.  En general ropa holgada, que no oprima, de fibra natural, colores claros y zapatos cómodos. 
  • Usa medias elásticas si vas a estar mucho tiempo sentada.
  • Lleva tu propio botiquín.  Consulta con tu médico antes de consumir cualquier medicamento.  No debes tomar ninguno, sin que sea conocido por tu médico, incluso las pastillas o jarabes contra el mareo, que no requieren receta médica.
  • Lleva siempre encima tus datos del embarazo (cartilla, análisis, ecografías etc).
  • Si planificas un viaje para permanecer fuera de tu domicilio habitual durante algunos días (como puede ocurrir durante las vacaciones), debes consultar sobre un centro de salud u hospital que te pueda prestar asistencia en la localidad a donde te desplazas, por si surgiera algún problema.
Son considerados destinos potencialmente peligrosos:
  • Lugares de altitud superior a 3.000 m.
  • Áreas endémicas de enfermedades severas transmitidas por mosquitos, agua y alimentos.
  • Áreas de malaria resistente a la cloroquina.
  • Áreas donde se requiera la vacunación con virus vivos atenuados (fiebre amarilla).
  • Zonas sin recursos sanitarios maternos-fetales.

VIAJES EN COCHE

Los viajes en coche son una buena elección cuando se realizan desplazamientos a una distancia corta o mediana.  Los autobuses no tienen espacio para pasear y las paradas no siempre pueden realizarse cuando usted desee.  Si debes realizar un viaje largo, el tren  proporcionará más libertad de movimientos que el autobús.

Es obligatorio el uso del cinturón de seguridad para las embarazadas
Se aconseja llevar la banda superior entre los senos, y la parte inferior del cinturón por debajo del abdomen, a la altura de las ingles.  Nunca sobre el vientre (existen unos adaptadores para embarazadas).
Los accidentes de tráfico son la causa de muerte no obstétrica más frecuente para la madre y el feto.  La probabilidad de pérdida fetal se triplica cuando la madre no lleva puesto el cinturón de seguridad.

 
Es muy poco probable que, si el coche se detiene bruscamente o tiene un impacto, el cinturón de seguridad cause una lesión al feto, en especial si sigues los siguientes consejos:
  • Debes situar la cinta inferior del cinturón de seguridad en la porción inferior de su vientre, tan baja como sea posible, junto a la parte superior de sus muslos.  No se debe poner el cinturón alrededor del abdomen, ya que esta localización puede causar lesiones más importantes en caso de accidente.
  •  La cinta superior del cinturón de seguridad debe pasar entre sus mamas y cruzar el hombro sin irritar al cuello.
  • Ajusta las cintas superior e inferior tanto como sea posible para tu comodidad.
  • Nunca deslices la parte superior fuera del hombro.  
  • Los cinturones de seguridad muy holgados o muy altos sobre el abdomen, en caso de accidente, pueden causar la rotura de costillas o lesiones en su abdomen.
 
Otros consejos para viajar en coche son:
  • Conducción suave y cuidadosa.  El coche tiene que tener buena suspensión.
  • Aumenta la distancia entre tu asiento y el volante o el salpicadero.
  • Si el volante es ajustable en altura y posición, diríjalo hacia el pecho cuando conduzca, nunca hacia el abdomen.
  • Descansa por lo menos dos horas en viajes largos y pasea unos diez minutos cada 150-200 Km.  En estas paradas frecuentes, aprovecha para ir al baño.
  • Evita conducir en las últimas semanas del embarazo.  Se consideran poco recomendables los viajes largos (superiores a 100 Km) en las últimas semanas de gestación, si bien esto no es una norma estricta. 
  • Ante cualquier accidente de circulación acude a urgencias obstétricas.
En general, el viajar es seguro, si el viaje no está próximo a la fecha del parto, si se trata de un embarazo sin complicaciones y si la salud de la madre es buena.  No olvides que su cuerpo está pasando por muchos cambios y todos pueden influir en tu capacidad de conducción:  cambios hormonales, bajadas de azúcar y/o tensión arterial, alteraciones de la visión, hinchazón de las piernas...etc.

VIAJES EN AVIÓN

Los viajes en avión son generalmente seguros durante el embarazo.  Debes evitar los viajes aéreos largos a partir del séptimo mes de gestación.  Cuando realices un viaje en avión intenta obtener un asiento junto a uno de los pasillos en la parte delantera de la cabina, ya que ésta es la zona más estable y te permite ponerte de pie, pasear y poder ir con facilidad al cuarto de baño.
En el curso del viaje puedes realizar comidas ligeras.
Los detectores de metales utilizados por los servicios de seguridad de los aeropuertos no son peligrosos para el feto.
Si viajas en avión es recomendable moverse y caminar cada hora durante el vuelo.  El viaje en avión no presenta riesgo añadido durante el embarazo y, por lo tanto, el avión en sí no aumenta la posibilidad de parto.
Sin embargo, sí es cierto que algunas compañías aéreas ponen restricciones a los viajes de las gestantes a partir del séptimo mes del embarazo, ya que lo que pretenden evitar es la posibilidad de un parto durante el vuelo.  
Por ello, puedes solicitar al ginecólogo una autorización para realizar el trayecto, ya que se exigirá un certificado médico que autorice el viaje.

VIAJES EN BARCO

Los viajes en barco son también generalmente seguros.
Sin embargo, antes de iniciar un viaje en barco debes hablar con tu médico sobre la alimentación y la medicinas que puedas utilizar si te mareas.
Es conveniente que consideres la distancia que pueda existir hasta un lugar donde puedas recibir asistencia médica cuando se encuentre en mar abierto.

VIAJES AL EXTRANJERO

Si planificas un viaje al extranjero, debes informar a tu médico para decidir si el desplazamiento es seguro y las medidas previas a adoptar.  Los viajes a otros países pueden exponerte a enfermedades que no son habituales en España.
No tomes ninguna medicina sin consultar previamente con tu médico.
Según la región a donde vayas a viajar, puede ser necesaria la vacunación frente a ciertas enfermedades.  La mejor medida es la vacunación antes del embarazo, pero ciertas vacunas también son seguras durante la gestación.  Debes valorar con su médico si los riesgos de contraer una enfermedad son mayores que los riesgos de la vacunación.
En ocasiones puede ser aconsejable retrasar el viaje hasta después del parto.

domingo, 15 de enero de 2012

Infecciones de orina / Cistitis

Las infecciones de orina son muy comunes durante el embarazo por varias causas, pero principalmente porque por un lado la uretra (por donde sale la orina) se hace más corta y pueden subir mejor los microbios  a causa del tamaño del útero, y por otro lado porque por efecto de las hormonas (la progesterona) los uréteres (tubos que conectan riñones y vejiga) se relajan y hacen que el movimiento de la orina desde el riñón sea mas lento, incluso puede regresar parte de la orina hacia los riñones.

Suelen ser más comunes entre el 1º y 2º trimestre, si no se tratan pueden producir infección del riñón (pielonefritis) y partos prematuros porque las infecciones de orina provocan pequeñas contracciones (por eso no debes quitarle importancia y hacer los tratamientos que te manden correctamente).


Se puede tener varios tipos de infecciones de orina:

  • Bacteriuria asintomática: Hay infección pero no se nota ningún síntoma, o la mujer no se da cuenta porque  la necesidad de orinar frecuente también es un síntoma típico del embarazo, por eso os mando varios análisis de orina a lo largo del embarazo.
  • Cistitis: Es una infección de la vejiga que produce escozor al orinar, ganas de ir constantemente al baño sin que exista mucha orina, dolor leve, a veces un poco de sangre en la orina (no frecuente).
  • Infección del riñón: (pielonefritis) es la más peligrosa, además de los síntomas de la cistitis produce dolor en la parte baja de la espalda, escalofríos, a veces fiebre y vómitos.

¿CUALES SON LOS SÍNTOMAS?

Básicamente los síntomas de una infección de orina son:
  • Sensación de ardor al orinar
  • Necesidad frecuente de orinar aunque haya poca orina para eliminar
  • Dolor en la espalda o parte baja del abdomen
  • Orina oscura, turbia, sanguinolenta o con olor raro
  • Fiebre o escalofríos
Si tienes infección tu médico te mandará un tratamiento antibiótico, (a mí me gusta que se mande un urocultivo antes de empezar el tratamiento con antibióticos para saber qué microbio es el que os ha causado la infección). Recuerda que existen antibióticos seguros en el embarazo y son los que os mandará el médico, no dejéis de tomar el antibiótico por miedo a que afecte al embarazo, es MUY IMPORTANTE tratar la infección porque os puede producir un parto prematuro, cosa que es muy peligrosa para vuestro bebé.

¿CÓMO PREVENIR LA INFECCIÓN?
  • Bebe mucha agua, entre 6 y 8 vasos al día (unos 2 litros)
  • No aguantes la necesidad de orinar
  • Cuando vayas al baño límpiate siempre de delante hacia atrás. (tanto al orinar como al defecar)
  • Después de mantener una relación sexual vacía la vejiga urinaria para que las bacterias se expulsen
  • Toma mucha vitamina C mediante zumo de naranja, limonada natural, ciruelas, arándanos (esto acidifica la orina e impide que crezcan las bacterias).Puedes tomar un vaso de zumo de arándanos al día (lo venden en el Mercadona).
  • Usa braguitas de algodón, evita los salvaslips y no uses pantalones ajustados
  • Algunos productos de higiene intima irritan la uretra, cambia tu gel íntimo por uno más suave.


 ¿CÓMO SE DEBE RECOGER LA MUESTRA DE ORINA?

Debe ser la primera orina de la mañana, destapa el recipiente y deja la tapadera boca-arriba para que no se contamine mientras te preparas.

  1. Aseo de los genitales (para limpiar restos de flujo o bacterias de la piel), a veces es necesario separar los labios de la vulva con dos dedos de una mano.
  2. Elimina la primera parte del chorro de orina (suele estar contaminado)
  3. Detén la micción y luego orina directamente en el envase de rosca
  4. Del envase de rosca pasa una pequeña cantidad de orina al tubo de orina y cierras los dos
  5. LLeva los dos (el bote de rosca y el tubo) al centro de salud en la siguiente hora, si no es posible, guardalo en la nevera (máximo 2 horas).


RECUERDA:  Siempre te mandaré 2 botes de orina; uno de rosca y un tubo, porque uno es el cultivo de orina (ver si hay bacterias) y otro es el sedimento (ver la composición de la orina).